Crecer juntos, espacio de educación superior iberoamericano

La UNNOBA participó de un encuentro internacional de rectores. Las instituciones convocadas se comprometieron a llevar adelante acciones que tiendan al bienestar social, a partir del conocimiento.

universia

Por el doctor Guillermo Tamarit, rector de la UNNOBA.

Los días 28 y 29 de julio pasado compartimos con 1100 universidades el III Encuentro Internacional de Rectores del Espacio Iberoamericano del Conocimiento, auspiciado por la Fundación Universia. En el encuentro comprobamos que las distintas dimensiones de la actividad universitaria enfrentan problemas, aunque las instituciones difieren en sus dificultades.

Por citar solo un ejemplo, mientras que las universidades europeas trabajan para incorporar mayor cantidad de alumnos (sus tasas de natalidad son muy bajas e impactan negativamente en el volumen de la educación superior), en general, la universidad latinoamericana está en búsqueda de mayor porcentaje de graduación de sus alumnos.

Más allá de las distintas problemáticas, se arribó a importantes conclusiones que podemos sintetizar de esta manera:

En primer término, trabajar en la ampliación, diversificación y renovación de las demandas de enseñanza, sus calificaciones y distintos modelos educativos, a través del aumento y diferenciación de la oferta educativa.

También se coincidió en el propósito de hacer hincapié en la educación transnacional, fomentando la internacionalización y la consolidación de nuevos esquemas de competencia y cooperación universitaria.

En otro orden, se planteó la necesidad de una gestión eficiente en relación a la generación, trasmisión y la transferencia de conocimientos al servicio del desarrollo y la cohesión social, fomentando el uso y desarrollo de los componentes educativos digitales.

Otro lugar destacado correspondió a la reflexión en torno a la responsabilidad social y ambiental de las universidades.

En relación a los estudiantes, se puso especial énfasis en atender a sus expectativas, propendiendo al desarrollo de sus perfiles, aptitudes, habilidades y modos de comunicación, que las nuevas generaciones incorporan a nuestras instituciones y significan nuevos retos para las universidades. En este punto se planteó el desafío de desarrollar nuevos lenguajes y soportes de comunicación que permitan compartir los valores y los acerquen a las competencias que la realidad social y económica demanda de los futuros profesionales.

A partir de este encuentro, las instituciones nos hemos comprometido a brindar apoyo pedagógico y social, así como a profundizar las actividades de movilidad estudiantil.

Una de las principales propuestas refiere a garantizar la calidad de las enseñanzas y a que la educación esté vinculada, en forma prioritaria, a las necesidades sociales. Para ello, la formación continua del profesorado y el fortalecimiento de los recursos docentes resultan decisivos, así como la mejora de la investigación, la transferencia de sus resultados y la innovación.

Respecto de las acciones concretas que permitirán llevar adelante estos compromisos, se han planteado entre otras:

Avanzar en el reconocimiento de títulos y estudios entre las instituciones iberoamericanas, a partir de programas académicos transnacionales.

Trabajar conjuntamente en programas de responsabilidad social y de desarrollo local sostenible, que incluyan prácticas profesionales y actividades de emprendedurismo.

Desarrollar programas de movilidad universitaria, que involucren a los estudiantes, la formación de profesorado y programa de investigadores.

Finalmente un sistema de información educación superior y un espacio digital iberoamericanos se perfilan como herramientas fundamentales en esta nueva etapa de la educación superior.

Textualmente, la Carta Universia Río 2014 enfatiza en su párrafo final:

“Este compromiso arranca en el seno de las propias universidades, que manifiestan su voluntad de desarrollar las orientaciones y propuestas recogidas en esta Carta Río 2014, y se extiende también a los responsables gubernamentales. Con este fin se hace un llamamiento para favorecer las inversiones públicas y privadas en educación e investigación, desarrollo e innovación, hasta alcanzar un porcentaje del PIB similar al de los países con los sistemas universitarios más avanzados.

Impulsar y consolidar el Espacio Iberoamericano de Conocimiento es una tarea prioritaria para sentar los cimientos de una sociedad basada en el conocimiento, el emprendimiento y la innovación y que aspira, desde las mejores cotas de libertad y justicia social, al bienestar, la cohesión y la inclusión social“.

Esta ambiciosa agenda está en línea con las discusiones y las acciones que desde la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires llevamos adelante, integrando un debate que, a la vez de integrar las necesidades regionales y nacionales, consolida la presencia internacional de nuestra Universidad.