El conocimiento al servicio de la sociedad

A través de distintos proyectos de extensión la UNNOBA apunta a resolver problemas reales y dar respuesta a preocupaciones sociales. El Universitario entrevistó a tres docentes que dirigen estos proyectos.

p3La Extensión Universitaria es una de las misiones centrales de la Universidad. “Se puede definir como la actividad con la cual la Universidad aporta a la sociedad los resultados y logros de su investigación y docencia”, explican desde la Secretaría de Extensión que dirige Juan Pablo Itoiz. “A su vez, para la Universidad, conocer la realidad social y su cultura, enriquece toda su actividad académica conjunta”, plantean.
Precisamente, con la meta de realizar un aporte sustantivo a su sociedad, la UNNOBA está desarrollando distintos proyectos de extensión universitaria. El Universitario entrevistó a tres de sus docentes que, en distintas áreas, intentan contribuir a través del conocimiento a la comunidad. Pablo Petraglia (Derecho), Florencia Antonini (Diseño) y Diego de la Riva (Tecnología) dirigen distintos proyectos en los que también participan estudiantes.
Antonini, profesora titular del área Diseño Proyectual en la carrera de Diseño Gráfico, explicó que los proyectos permiten profundizar el diálogo con la sociedad. “En nuestro caso hace dos años que venimos desarrollando Tejiendo Orígenes, una iniciativa que nació de una necesidad que presentaba una comunidad de artesanos de Santiago del Estero que comercializa sus productos en los pasillos de la universidad”, recordó Antonini, quien se desempeña además como prosecretaria Académica del área Diseño de la Escuela de Tecnología de la UNNOBA.
El proyecto consiste en capacitar a un grupo de tejedoras artesanales urbanas de la ciudad de Santiago del Estero e interiorizarlas en el aporte de valor que ofrece el diseño como pensamiento estratégico y sistema proyectual. Se les brindó conocimientos en el campo de las técnicas productivas y se las orientó en la comercialización de productos.
Del proyecto participa un grupo de tejedoras urbanas que pertenecen a “Santiago Diversidad”, de la ciudad de Santiago del Estero, que desarrollan sus productos mediante técnicas de telar, bastidor y crochet. Lo que se busca es generar productos con mayor valor agregado, fomentar la organización y cooperación y lograr la revalorización de las tradiciones y de la cultura autóctona.
“Este proyecto permitió capacitar a los artesanos para la mejora de la creación de sus productos. En una segunda instancia, desde las cátedras de Diseño Gráfico se les brindaron herramientas para mejorar la visibilidad de sus productos”, contó la docente.
El proyecto, destinado a artesanos de cueros y telar, se lleva adelante hace dos años. “Se fue trabajando en cómo mejorar el producto, poder estimar los costos para comercializar a un precio justo y también se los asesoró para que conozcan e implementen canales alternativos de comercialización, como por ejemplo las redes sociales”, subrayó.
La diseñadora destacó: “Muchas veces, el artesano no puede afrontar el pago de un servicio profesional de diseño y, de esta forma, contribuimos a fortalecer ese pequeño emprendimiento. Lo importante es que los alumnos trabajaron con un comitente real y necesidades reales”. “Se trata de un trabajo de ida y vuelta entre el grupo de artesanos y el aula que es muy interesante”, opinó Antonini.
Otro de los proyectos que se está desarrollando es “Detección de pesca furtiva a través de drones”. Diego de la Riva, docente de Programación Orientada a Objetos de las carrera de Informática, está llevando adelante esta iniciativa que se basa en el uso de tecnología de última generación: “A través del drone se permiten visualizar cosas que desde la costa y dentro del agua no se pueden ver”.
“Muchas veces nos encontramos con propiedades privadas, montes arbolados o terrenos muy bajos que hacen muy difícil la vista. Entonces a través de la utilización de la tecnología, en este caso los drones, accedemos a una visión más amplia”, sostuvo De la Riva. “En este momento estamos filmando sobre las lagunas para poder hacer un análisis y presentar a las autoridades del municipio los resultados”, contó.
“Este proyecto se vincula directamente con las necesidades de la sociedad y, en este caso, con la comunidad de la región porque al detectar este tipo de pesca ilegal estamos colaborando directamente con el desarrollo de la pesca o del turismo”, aclaró De la Riva.
Adicionalmente, la utilización de esta tecnología y los monitoreos también podrían colaborar en la concientización de los pescadores. “El drone apunta a visualizar los tamaños de los peces, la cantidad, la utilización de redes o si se pesca en época de veda”, explicó el docente.
Pablo Petraglia, profesor adjunto de Derecho Constitucional de la carrera de Abogacía, está desarrollando junto a Matías Fernández Pinto, profesor de la misma cátedra, el proyecto “Concientización de los derechos de las personas con discapacidad en pos de una sociedad inclusiva”.
La iniciativa apunta a hacer conocer a los destinatarios y a la comunidad en general los derechos y obligaciones que surgen de los convenios que ha firmado la Argentina. “Sucede que muchos operadores de salud o de los sistemas en general de la comunidad no informan adecuadamente de los derechos que tienen las personas con discapacidad. Las obras sociales e inclusive las propias asociaciones que trabajan en el tema tienen buena información pero, al no estar sistematizada, no llega a toda la comunidad”, indicó el docente.
Petraglia, quien también se desempeña como prosecretario de la UNNOBA, explicó que este proyecto está directamente relacionado con la misión que tiene la universidad y con la cátedra de Derecho Constitucional: “Lo que propone este proyecto de extensión es difundir, propagar y concientizar sobre los derechos de las personas con discapacidad. Se trata de dar a conocer las herramientas jurídicas e institucionales con las que cuentan y todos los medios que hay de acceso a la justicia, favoreciendo lo que Argentina se comprometió internacionalmente y las convenciones que adoptó. Eso no tiene que quedar solamente en un papel, sino que hay que bajarlo y ser concreto para el caso especifico”.