“El diálogo entre ficción y política ayuda a repensar la historia”

El docente Lucas Adur Nóbile sostiene que la literatura ayuda a pensar ciertos núcleos problemáticos que son fundamentales en la democracia: la violencia, la identidad nacional, la diversidad sexual, la inmigración.

LUCAS ARDUR

La consigna Literatura y Democracia y el interrogante ¿cómo vivir juntos? sirvieron al profesor Lucas Adur Nóbile para reflexionar sobre la producción literaria argentina desde la recuperación democrática hasta la actualidad.

A juicio de Adur Nóbile -docente de la Licenciatura en Lengua y Literatura en la UNNOBA- la pregunta ¿cómo vivir juntos? “es el problema que nos propone la democracia” como disparador para ver cómo distintas novelas argentinas de los últimos 30 años abordaron este tema y aportaron elementos para entender cómo se funda una comunidad y cómo hacen los hombres para convivir en ella.

“La literatura es una herramienta importantísima para recorrer la historia. Reflexionar a partir de la producción literaria tiene mucho sentido en este momento en que estamos celebrando los 30 años de democracia”, opinó el docente, que ofreció una charla abierta sobre literatura y democracia como parte del programa de actividades impulsado por la UNNOBA.

El profesor afirmó que existe un diálogo entre ficción e historia y entre ficción y política que ayuda mucho a “repensar la historia y repensar la ficción”.

Nóbile consideró que “el recorrido por distintos autores permite indagar el modo en que, desde diversos sectores sociales e ideológicos y en diferentes momentos históricos, se interpreta y reconstruye el pasado reciente”.

“La literatura permite pensar ciertos núcleos problemáticos que han sido objeto de debates desde la transición democrática hasta la actualidad”, señaló. Algunos de esos núcleos -apuntó- han sido la identidad nacional, la violencia urbana, las desigualdades sociales, la diversidad sexual, la inmigración y el rol de los medios de comunicación.

A juicio de Adur Nóbile, el examen de las obras producidas en los 80, los 90 y en la primera década del siglo XXI son vehículos para estudiar “desde una perspectiva crítica” las rupturas y continuidades entre los distintos modelos de Nación y de Estado que se han sucedido en el país desde el gobierno de Raúl Alfonsín hasta la actualidad.

El interrogante

Como reflexión sobre este tema Lucas Adur Nóbile tomó un interrogante planteado por el semiólogo Roland Barthes: “Me pareció oportuno tomar en cuenta su pregunta y su método para reflexionar sobre literatura argentina y democracia”.

“Barthes consideraba que las novelas son simulaciones, es decir experimentaciones ficticias sobre un modelo. La novela implica una estructura, un argumento, una maqueta en la cual se introducen temas y situaciones. Hay en casi todas las novelas un material disperso sobre el vivir juntos y el vivir solos, simulaciones en las que, como en un cuadro confuso, aparecen de pronto detalles nítidos y acabados que sorprenden”, explicó.

“Tomando este disparador, nos detenemos sobre algunos fragmentos de literatura argentina contemporánea. Una forma de celebrar la democracia es problematizarla, poniéndola en crisis”, señaló.

Un recorrido

“¿Cómo vivir juntos? es el desafío que nos plantea la democracia, y distintas novelas fueron abordando esta cuestión”, insistió el docente y refirió a autores como César Aira, Ricardo Piglia, Juan José Saer, Rodrigo Fresán y Hernán Ronsino.
“Actualmente hay un panorama muy interesante de narrativa argentina contemporánea. Hubo algunos momentos de crisis, de cierto repliegue, pero esto se fue revirtiendo primero con la poesía argentina de los años 90, que sirvió para reactivar el movimiento literario”, agregó Adur Nóbile.

Con respecto a lo que los autores rescatan como ideas en relación a la democracia, señaló: “Cierta idea de lo que nos hacía vivir juntos cayó en la posmodernidad, algo de ese gran relato se desvaneció y los autores se preguntan cuál es el nuevo relato, el nuevo fundamento para nuestra comunidad nacional y urbana”.

En este sentido, sugirió: “Un recorrido cronológico de las últimas décadas de literatura argentina puede permitirnos, en principio, constatar la disolución de un modelo de Nación que perdió toda legitimidad y poder aglutinante, pensemos en los cuentos de Historia Argentina de Fresán, un libro emblemático de la década del 90, cuyos personajes optan por la soledad, donde la idea de soberanía nacional es objeto de parodia”.

“En segunda instancia, la emergencia de la pregunta sobre cómo -y por qué- vivir juntos. ¿En qué puede fundarse la comunidad nacional cuando las bases que la sostenían parecen haberse quebrado? Podemos leer una novela como La villa (2001) de César Aira, en relación a la crisis de 2001 en nuestro país, como dos manifestaciones de una situación límite donde el vivir juntos llegó a un extremo muy problemático y complejo. Por último, si pensamos en narradores surgidos en los últimos años, como Gustavo Ferreyra o Hernán Ronsino, vemos reaparecer, aunque totalmente transformada, una comunidad. No es la Patria, tal como se la pensaba en los 70, pero existe una aspiración a pensar, una vez más, cómo vivir juntos”.

Sobre Lucas Adur Nóbile

Lucas Adur Nobile es licenciado en Letras, egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires UBA); profesor de Análisis del discurso (UBA), Literatura argentina y latinoamericana contemporánea (UNNOBA), y coordinador del taller de poesía “Paco Urondo” en la Universidad Nacional de San Martín. Se desempeña como editor de la revista “El ansia”, dedicada a la literatura argentina contemporánea. Actualmente se encuentra finalizando su tesis doctoral acerca de la obra de Borges. Durante 2013 tuvo a su cargo el Curso de Posgrado sobre Literatura y Democracia dictado por la UNNOBA.