“Somos la voz de los recién nacidos”

Luciana Molina se refiere al cuidado de los bebés prematuros. Asegura que se incrementaron las posibilidades de supervivencia. La familia tiene derecho a participar en la toma de decisiones.

En las primeras décadas del siglo XX, los bebés prematuros eran exhibidos en incubadoras dentro de parques de atracciones, ya que se los consideraba, junto con la mujer barbuda y el enano, seres extraños y dignos de ser observados por la multitud. Más de cien años debieron pasar para que se los reconociera como sujetos plenos de derecho.

Luciana Molina, docente de la asignatura “Enfermería materno-infantil” en la Licenciatura en Enfermería, se refiere al cuidado de los niños nacidos antes de término.

-¿Qué es la enfermería neonatal?

-Es el trabajo que realizan las enfermeras con el niño recién nacido. Se trata de una especialidad dentro la profesión de enfermería, y tiene por meta el cuidado de los recién nacidos hasta los treinta días de vida. Se realizan tareas como la recepción, estabilización y, cuando el niño lo requiere, el traslado a la unidad de cuidados intensivos neonatal.

-¿Cuándo un neonato puede necesitar ese traslado?

-Cuando nace prematuro, y se lo considera así cuando el recién nacido tiene menos de 37 semanas de gestación. Cuanto menor es la edad gestacional en el momento del nacimiento y más bajo es el peso, las posibilidades de tener algún tipo de complicación se incrementan. La inmadurez y la dificultad respiratoria en el nacimiento, producto de la desadaptación extrauterina inmediata, son las causas más frecuentes de internaciones. También las complicaciones respiratorias a causa de la inmadurez pulmonar, los problemas infecciosos, los neurológicos y malformaciones congénitas.

-¿Qué tareas realizan los enfermeros en esos casos?

-Se realizan los cuidados al recién nacido en forma holística, contemplando lo biológico, pero también lo psicológico y lo sociológico. Además, se incluye a la familia. La enfermería es el pilar fundamental en el cuidado del recién nacido sano o enfermo, en estado crítico o semi-crítico. Siempre digo que, junto a sus padres, somos la “voz” de los recién nacidos.

-¿Cuál es la relación entre los profesionales y la familia de los bebés internados?

-En realidad debido a la permanencia y la internación prologada de los recién nacidos en la unidad de cuidados intensivos, el Ministerio de Salud de la Nación promueve un plan nacional de maternidad centrado en la familia que consiste en abrir las puertas de la unidad, con lo cual los padres de ese recién nacido grave ingresan sin restricciones y además participan en el cuidado de su hijo. No son visita, son partícipes primarios y defensores del cuidado de ese recién nacido.

-¿Este plan se aplica en todos los centros?

-En la ciudad de Buenos Aires sí, y en esta región podemos hablar de un cumplimiento en un alto porcentaje, aunque los padres aún deben preguntar a las enfermeras si pueden ingresar a ver a sus niños.

-¿Se puede hablar de un incremento en el nacimiento de niños prematuros?

-En realidad las estadísticas no han variado demasiado, lo que si cambió de manera rotunda es la viabilidad de que un niño nacido tempranamente sobreviva. Esto se debe específicamente a la implementación de la tecnología. Niños que antes morían al nacer, ahora sobreviven. Respecto de las causas de la prematurez, las más comunes son el estrés, los embarazos múltiples y los embarazos en edades extremas (mayores de 35 años y menores de 16 años). Actualmente hay otro fenómeno que influye: la concepción artificial a través de diversos métodos. Eso aumenta también el riesgo de un parto prematuro.

-¿Un prematuro puede ser tratado de la misma manera en la ciudad de Buenos Aires que en el resto del país?

-Generalmente los centros de Capital Federal tienen mayor tecnología y son de mayor complejidad. Incluso, los muestran que niños nacidos con 23 semanas de gestación pueden sobrevivir. En cambio, en los centros médicos provinciales la posibilidad de vivir es más frecuente a partir de la semana 25.

-¿La formación es la misma en todo el país?

-En cierta manera no. En muchas regiones del país los niños no reciben los cuidados mínimos por falta de recursos económicos y también por falta de personal capacitado. En nuestra región se requiere una fuerte formación y capacitación continua en enfermería neonatal ya que un gran porcentaje del personal realiza su trabajo de forma empírica. Por eso, la Universidad, desde el Instituto Académico de Desarrollo Humano, intenta fomentar esta capacitación y con opciones como las Jornadas de Enfermería Neonatal.


ALGUNOS DERECHOS RECONOCIDOS PARA LOS PREMATUROS Y SUS FAMILIAS

– Se considera que la prematurez se puede prevenir por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.
– Los recién nacidos prematuros tienen derecho a recibir la atención adecuada a sus necesidades, de acuerdo a las semanas de gestación, peso y características individuales. Tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad.
– Los bebés prematuros tienen, además, derecho a ser alimentados con leche materna, a ser acompañados por sus familias, recibir atención especial para prevenir la retinopatía del prematuro (que puede causar ceguera) y acceder a programas especiales de seguimiento.
– La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones.