Una apuesta a la calidad

Nuevos edificios universitarios que permiten mejorar la enseñanza y contribuyen a incrementar el nivel de las investigaciones científicas. También significan un aporte al desarrollo cultural de la sociedad.

CIBAEl año 2015 comienza, para la UNNOBA, con un marcado crecimiento en su infraestructura edilicia, reflejado en la inauguración formal de tres nuevos espacios: el Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas (CIBA), la Biblioteca Universitaria Silvina Ocampo y el Campo Experimental.

Estas inauguraciones definen una clara tendencia de mejora en las instalaciones y servicios universitarios y se enmarcan en lo que el rector Guillermo Tamarit definió como la cuarta etapa institucional. Después de las fases de diseño del modelo institucional (primera etapa), puesta en marcha (segunda) y de desarrollo institucional (tercera) se propone un cuarto período “que sume calidad y eficacia a las acciones de la UNNOBA”.

Entonces, la Universidad pone el acento en una estrategia que apunta a pensar la educación mirando al futuro, tal como expresó Tamarit durante el acto de apertura formal de la biblioteca: “La trinchera que inauguramos para la batalla por la educación no es para ninguno de nosotros, es para los que vienen”.

Instalaciones CIBACentro de Investigaciones Básicas y Aplicadas

El Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas (CIBA), ubicado en el edificio de Newbery 261, fue inaugurado el 19 de febrero.

Se trata de un espacio en el que hay amplios laboratorios y equipamiento de alta complejidad, así como un bioterio para animales de experimentación, y un cuarto de cultivo de células, entre otras herramientas.

Allí, el grupo de biomédicas del Centro de Investigación y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (CITNOBA, una iniciativa impulsada junto al CONICET) investiga, entre otros temas, las causas de la susceptibilidad inmunológica a la infección de la tuberculosis, la importancia de los componentes de la matriz extracelular en el cáncer, la psicoinmunoneurología del estrés crónico y los mecanismos moleculares que causan los tumores neuroendócrinos, teniendo como meta en todos los casos la búsqueda de nuevas terapias para los pacientes afectados en el país y en particular en la Región.

Carolina Cristina, directora del Programa de Laboratorios de la Universidad, sostuvo que este centro cuenta con un equipamiento que permitirá “producir trabajos científicos a la altura de cualquier centro de investigación que se pueda imaginar”.

Para la investigadora, la aparatología adquirida les da “independencia en el desarrollo de los experimentos”, y permite desde el CITNOBA “realizar trabajos en colaboración con otros centros del país y del exterior, realizar servicios a terceros y proyectos de aplicación con hospitales y clínicas de la región”.

En tal sentido, la doctora Cristina recordó que este tipo de investigaciones se financian con subsidios obtenidos de la Universidad, del CONICET, del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, de la Academia Nacional de Medicina, de empresas farmacéuticas y del exterior.

Inauguración de la BibliotecaConocimiento y cultura al alcance de todos

Otro de los espacios inaugurados fue la Biblioteca Universitaria Silvina Ocampo, ubicada en Jorge Newbery 375, de la ciudad de Junín, cuyos anaqueles contienen más de cinco mil libros. Se trata de un espacio abierto al público en general, con horario de atención de lunes a viernes, de 8 a 19.

“En un mundo donde el conocimiento es uno de los bienes más preciados, tener la posibilidad de contar con una biblioteca actualizada e integrada al sistema de bibliotecas universitarias responde a una de las necesidades de la sociedad en su conjunto”, señaló la secretaria Académica de la UNNOBA, Florencia Castro.
Todos los estudiantes podrán ser usuarios de este espacio y para ello se está desarrollando un procedimiento en el que tendrán su credencial y gestionán su uso mediante un sistema informatizado. Asimismo, las autoridades de la biblioteca aclararon que los más de cinco mil libros conforman “un primer paso”, y que la idea “es seguir incorporando obras”.

En la actualidad hay volúmenes referidos a diferentes temas: Filosofía, Psicología, Derecho, Economía, Ciencias Exactas y Naturales, Medicina, Tecnología, Lengua, Literatura, Historia, entre otros. Además, habrá copias de tesinas realizadas por los estudiantes.

En tanto, si bien es un espacio en donde la actividad principal va a ser la lectura y la consulta de ejemplares, el objetivo es también que la Secretaría Académica articule con la Secretaría de Cultura para llevar a cabo actividades culturales de diferente índole que puedan resultar interesantes para toda la comunidad. Respecto de este paso que dio la Universidad, la abogada Florencia Castro remarcó: “El libro nos permite conocer, reflexionar e interpretar el mundo a lo largo de la historia, su presente y su futuro. Tal como lo definió Jorge Luis Borges el libro ‘es una extensión de la memoria y de la imaginación’”.

campo expCampo Experimental

Ubicado en el kilómetro 147 de la Ruta Nacional 188, el Campo Experimental UNNOBA tiene una extensión de 84 hectáreas. Su director, Leandro Fariña, explicó que allí hay ensayos con soja, maíz, trigo, sorgo y girasol, pero también con productos alternativos. Por ejemplo, este año se desarrolló una plantación de alcauciles “para evaluar la producción de esa planta en esta zona”.

Dentro del Campo Experimental se construyeron dos aulas para el dictado de clases teóricas y prácticas; un Salón de Usos Múltiples para charlas, capacitaciones y jornadas; y un Laboratorio de Investigación de Zoología Aplicada (LIZOA) en donde hay dos cámaras para criar insectos y estudiar sus comportamientos frente a determinadas plantas.

Pero las actividades del campo no se ciñen sólo al desarrollo de las Ciencias Agrarias, Genética y Alimentos: la Escuela de Tecnolgía desarrolla el Laboratorio de Investigación de Energías Renovables (LIDER), en el que se evalúan energías alternativas, como la solar, eólica, termo generación, hidrógeno y biogás. El ingeniero Fariña destacó que la iniciativa del Campo Experimental apunta a mejorar “la calidad académica de los graduados, para que puedan resolver los problemas que plantea una sociedad que está en constante cambio”.

 


Proyectos del Campo Experimental

Leandro Fariña detalló algunos de los proyectos que ya se están desarrollando en las instalaciones del Campo.

* El criadero intensivo de cerdos. Fariña comentó que “la idea es que sea un proyecto didáctico y que sirva tanto para las actividades de docencia como para incentivar la producción de carne en esta zona”. También se lo enlaza con el proyecto de la Escuela de Tecnología, con un biodigestor que producirá biogás a partir del estiércol de cerdo.
* Un ensayo de la Red de Evaluación de Cultivares de Soja (RECSO) que coordina el INTA Marcos Juárez, que se hace en varios ambientes a lo largo del país, y que evalúa las variedades comerciales de soja. El Campo Experimental UNNOBA funciona como ambiente de la zona de Junín.
* Un ensayo similar con cultivares de trigo que se desarrolló a partir de un convenio con la Red de Trigos que coordina Agricultores Federados Argentinos (AFA).
* El trabajo con promotores de crecimiento en soja, que se realiza desde la asignatura Microbiología Agrícola. Y otro similar con promotores en alfalfa.
* Ensayo en soja en el que se compara el uso de insecticidas convencionales y los llamados “de banda verde”, menos agresivos al medio ambiente.
* Trabajo sobre el comportamiento del maíz colorado que se lleva a cabo a partir de un convenio con la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA).
* Un proyecto en conjunto con la Municipalidad de Junín y con la empresa Nidera, en el que se evalúan brechas de rendimiento de soja, girasol, sorgo y maíz.